Entrepuertas Sevilla debe su nombre a su cercanía con la antigua puerta del Arenal de
la Ciudad de Sevilla, del postigo del aceite, de la muralla que rodeaba el centro de la
actual Sevilla.
El mural del local plasma el callejero de la ciudad en pleno siglo XVI en el cual vemos el
casco antiguo rodeado de una muralla, en la cual encontramos 19 puertas, postigos,
accesos y entradas, aunque tan solo conservamos el arco de la Macarena.
Por ello es de tener en cuenta y que sirva de recuerdo lo que Sevilla tenía y tiene y
aquí conservamos.
Por ello nuestra cocina conserva lo tradicional de la comida andaluza, el espíritu del
sur, y lo mezclamos con la creatividad, el gusto y el sentir lo que hacemos.